Mamoplastia reductora

Toda mujer sabe que un buen escote es un arma que sabemos usar y además le da un toque  femenino. La cirugía de mamas ha crecido mucho últimamente y eso se debe a que las mujeres quieren sentirme mejor con su físico, más seguras de sí mismas y, porque no, más sexys y sensuales.

Está comprobado que la cirugía de incremento de busto es la más ordinario de las cirugías plásticas y probablemente muchas mujeres en este mismo instante estén pensando en someterse al bisturí con la finalidad de obtener una mejor delantera.

Si eres una de ellas toma en cuenta la siguiente información acerca de los tipos de prótesis disponibles en el mercado.

Hay dos tipos de implantes según el material de relleno de los mismos, con muchas formas y texturas distintos disponibles:

* Salinos

* Silicona

Principalmente los implantes suelen ser de dos formas:

* Redondos: colocados verticalmente tienen la misma anchura tanto en la parte superior como en la de abajo.

* Anatómicos: con forma de gota, es decir más anchos en la base. Se idearon para que proporcionaran un aspecto más natural ya que en cierto modo imitan la forma del pecho no operado.

Respecto a la textura, las prótesis mamarias son lisas o texturadas (incluso llamadas rugosas).

Si estás decidida a someterte a un incremento de busto, además de tener en cuenta el tipo de implante más adecuado, recuerda lo importante que es acudir a un cirujano profesional, todas sabemos que un médico de prestigio significa una mayor inversión, pero el riesgo de una intervención de este tipo no es cosa de juego y la salud es algo en lo que jamás debemos escatimar. Conozca todo sobre el aumento de pecho.